¿QUÉ HACEMOS?

   
AMÉRICA CENTRAL
(La Otra Costa Rica)

   Salus Mundi busca el desarrollo integral del hombre. Y eso significa dotar al desfavorecido, al destruido, a la abandonada, de una dimensión vital que va más allá del suministro de alimentos o de la limosna mensual.

   En América Central, Costa Rica, por poner un ejemplo, es un país de contrastes brutales y vergonzosos.

   Porque dentro de esta área geográfica, las estadísticas unifican los números. No es parte del Tercer Mundo porque en los catálogos y en las agencias de viajes se asocia a los colores y el verdor de la selva y los animales exóticos. No es parte del Tercer Mundo porque su nombre lo niega.

   Pero América Central, nunca será parte del Primer Mundo mientras un porcentaje altísimo de su población esté afectada por el alcoholismo. Nunca será parte del Primer Mundo mientras haya miles y miles de centroamericanos que no saben sentarse a una mesa para comer con cubiertos, que no saben que hay que lavarse las manos antes de preparar los alimentos para sus hijos, que no conocen el concepto de fidelidad matrimonial, ni han vivido nunca una relación paterno-filial… porque no existe la unidad familiar, sino la acumulación.

   Salus Mundi quiere construir los cimientos de ese proceso de regeneración del hombre, de la mujer, de los niños abandonados, desde la redimensión de su vida cotidiana. Hacerles sentir que son personas. Y que tienen derecho a tener intimidad, higiene, respeto a sí mismos. Y esperanza.

   En esta dimensión juega un papel fundamental la fe cristiana. El anuncio de la Buena Noticia del Evangelio, del amor incondicional de Dios, de la integridad de Jesús.

   Y así, construyendo centros de formación integral, gestionados por personal nativo, atendidos por voluntarios que han experimentado esta regeneración integral, Salus Mundi pretende reparar las estructuras destruidas de los pobres olvidados de Centroamérica.